"La vida después del silicio"

Así es el título de la nota del diario La Nación correspondiente al suplemento de computación del 2 de agosto de 1999.

"El cofundador de INTEL ,Gordon Moore, observó en 1964 que el número de transistores que podía entrar en un chip de silicio se duplica aproximadamente cada año y medio." Esta ley pone un límite a la cantidad de componentes en un circuito integrado y se estima que alrededor del año 2012 se llegará a la frontera de la integración. Mientras tanto dos científicos se han unido para avanzar en sus investigaciones y aunar esfuerzos, uno de ellos es "un físico de la empresa Hewlett-Packard, Philip Kuekes, con tres décadas de experiencia en el diseño de computadoras" y el creador de una tecnología denominada     arquitectura paralela que consiste en ejecutar distintas partes de un mismo programa con varios procesadores simultáneamente.

Al mismo tiempo un investigador de la Universidad de California, James Heath, químico, "experimentaba con estructuras diminutas basadas en las moléculas de una sustancia sintética llamada rotazane. Al parecer,estas estructuras moleculares podrían funcionar como interruptores digitales, las puertas binarias on/off de la informática moderna."

Cuándo Kukes y Heath conocieron recíprocamente sus investigaciones decidieron unificar  ambos diseños. De tener éxito se podría llegar a una computadora de nivel molecular, cuya velocidad podría ser "cien mil millones de veces más rápida que las PC más veloces de hoy."

Esta nueva tecnología de electrónica molecular se denomina moletrónica y está siendo impulsada su investigación por el departamento federal de Defensa de EE.UU.

Fuera del ámbito militar, un grupo de investigadores del MIT, intenta unificar lo digital con lo biológico, el proyecto E. Colli, que consiste en utilizar parte de una bacteria para que funcione como un circuito electrónico, con la capacidad de reproducirse. Este proyecto se denomina informática amorfa y el objetivo es trazar circuitos sobre material biológico para que las células se comporten como circuitos digitales lógicos.

"A mediados de julio, Kukes comentó que su equipo había estado en contacto con el laboratorio del MIT y que en esos momentos estaban analizando la posibilidad de combinar la tecnología del interruptor molecular de Hewlett-UCLA con el trabajo del procesador biológico del MIT en vistas al futuro del diseño de computadoras."

"Además de los experimentos que usan células como procesadores, desde hace cinco años se intenta hacer lo mismo con átomos: es el último grito de la física cuántica, y se está desarrollando en laboratorios de todo el mundo, incluyendo el que funciona en el Pabellón 1 de la Ciudad Universitaria de la Universidad de Buenos Aires bajo la dirección del titular del Departamento de Física, el Dr. Juan Pablo Paz."

"Si se lograra poner en funcionamiento una computadora de apenas 16 átomos, se podrían representar, al mismo tiempo todos los números entre el 0 y el 65.535."

Cuándo se habla de una computadora atómica se infiere que se trata de nanotecnología, que no solo investiga la posibilidad de la computadora cuántica sino también de otro tipo de ingeniería relacionada con las nanomáquinas, que formarán parte de nuestra civilización dentro de los próximos 20 años.

A partir de la viabilidad de estas investigaciones habrá que replantearse el futuro, sin duda que la inteligencia artificial con "sentido común" va a estar desarrollada con todas las connotaciones filosóficas que implica, como los implantes inteligentes para mejorar las funciones humanas, etc. Es difícil vislumbrar un límite para el desarrollo del hombre y la tecnología, pero sin duda seremos mucho mejores y además, que es mucho mejor todavía, (como predicen los desarrolladores de nanotecnología), será para todo el mundo por igual, y no solo para una elite.


|
volver |